martes, 16 de marzo de 2010

28 de marzo Domingo de Ramos



Entrada de Jesús en Jerusalén… camino de la cruz

Jerusalén la ciudad de Dios, donde se comete contra Jesucristo, la mayor injusticia de la humanidad…

Al celebrar cada año el domingo de ramos, nos viene a la memoria y recordamos el gran acontecimiento de la entrada triunfal de Jesús en la ciudad de Jerusalén.

Jesús, ha pesar de saber lo que le esperaba, por lo que iba a pasar y lo que tenía que sufrir en la ciudad santa, cumpliendo la voluntad del padre, lo afronta con fortaleza y sigue el camino de la cruz para salvar a la humanidad y, para que se cumplan las escrituras.

Es digno de recordar el gran recibimiento que tubo Jesús por la gran multitud que esperaba con alegría su llegada a Jerusalén. Fue un recibimiento eufórico, de aclamación y de alabanza, un recibimiento de entrega, por parte de la muchedumbre que esperaba a Jesús, unos tendían sus mantos y otros ramas de olivos a su paso haciendo honor a su gloria.
Entregados a Jesús, los que le seguían, y los que les esperaban gritaban: ¡Hosanna! bendito el que viene en el nombre del señor;
...Más tarde por el desprecio de aquellos que no creían en Jesús, ni en su palabra, llego la tiniebla a la ciudad Santa de Jerusalén y, esa multitud sin fe, que no acepto quien era, de donde venia y todo aquello bueno que ofrecía a toda la humanidad, e ignorantes lo maltrataron, lo condenaron y lo crucificaron…

Ciegos y en tinieblas no quisieron ver que Jesús era en realidad el hijo de Dios, y no entendieron que crucificarle fue inútil, fue un error, e ignoraban aquello que iba a pasar más tarde, la resurrección de Jesús...

En este hecho vemos como Jesús a la llegada a Jerusalén, es esperado por la multitud que le reconoce como el mesías, el hijo de Dios, y reconociendo su grandeza, y viendo en él al salvador de Israel lo aclaman y vitorean con gran ímpetu.

Después vemos como Jesús fue rechazado humillado maltratado y crucificado…rechazando a la vez con él, el camino iluminado para una vida con luz… la verdad clara de Jesús para una convivencia sin engaños… la vida que en el continuamos… una justicia equilibrada… la luz que invade y se sobre pone a las tinieblas… y el amor inigualable de Jesús, amor que acoge, comparte y que acompaña, y además todo aquello que es bueno, para una buena convivencia en igualdad, y hermandad.

Siempre que recordamos este acontecimiento, lo hacemos con amor, ofreciéndole a Jesús nuestro corazón, como ciudad de Jerusalén, para que habite en él, y reine en el mundo, desde el interior de cada uno de nosotros.

2 comentarios:

casitadefieltromont dijo...

que tal estais,??? espero que vaya todo mejorando, ...ya se acerca la semana santa, cuando era pequeña me encantaba ir con mi madre a las procesiones, y a la iglesia ,este año no podremos ,mi madre no puede salir todavia y para ella pues es dificil, pero bueno todo se soluciona ,besos

Miguel Angel dijo...

Hola amiga pasaba a verla y a desearle lo mejor de todo, ya estamos prontos a vivir nuevamente la pasión del señor, es ahi donde mas debemos pedir por aquellos que hoy estan sufriendo y si es uno de los que la ha tocado sufrir darlo como sacrificio por aquel que un dia dió su vida por nosotros, un besito grande para ti, espero que todo bien por allá.
Abrazos